Transición Verde (antes Fundación EQUO) es una fundación española sin fines de lucro establecida en 2010. Basada en los principios del ambientalismo, el feminismo y la justicia social, nuestra misión es contribuir a las necesarias transformaciones para conseguir una transición justa para toda la sociedad que garantice el bienestar de las personas y la salud del planeta.

Específicamente, nuestro objetivo es contribuir al desarrollo de políticas públicas y una mayor participación de la ciudadanía  para afrontar  la emergencia climática, la reducción de gases de efecto invernadero, pérdida de biodiversidad, etc, y avanzar hacia un  modelo de sociedad que cuida la vida en nuestro planeta.

Conscientes de que las amenazas globales, solo se pueden afrontar de manera colaborativa, también trabajamos en la construcción de redes y alianzas, tanto a nivel nacional como europeo, con todas las partes interesadas, incluyendo otras organizaciones sociales y ambientales, partidos políticos, universidades, instituciones públicas y sector privado.

Nuestra filosofía 

La emergencia climática, la pérdida acelerada de la biodiversidad y la alteración humana de los ciclos del nitrógeno y el fósforo todos ellos límites planetarios sobrepasados así como es descenso de la disponibilidad de energía barata, de alta calidad y fácil acceso como son los combustibles fósiles nos indican que no es posible seguir con un modelo socioeconómico que persigue el crecimiento económico y pone en jaque las condiciones para la vida tal como la conocemos.

No todas las facetas de la crisis son igualmente entendidas, aunque revistan similar gravedad,  por la población como es el caso de la crisis ecológica. Las consecuencias del cambio climático son cada vez más visibles; la última década ha soportado algunos de los años más cálidos desde que se tienen mediciones, los eventos extremos, como huracanes, sequías, incendios e inundaciones, van aumentando su frecuencia; la población ya es consciente de la gravedad del problema.

Sin embargo, los gobiernos del mundo y los poderes económicos siguen aferrándose a un modelo que nos conduce al desastre, según todos los indicadores ambientales, en lugar de afrontar la necesaria transición ecológica para frenar el impacto de la crisis ambiental global.  Pese a las cumbres climáticas y al Acuerdo de París para intentar hacer frente a esta amenaza global, la realidad es que la concentración de CO2 en la atmósfera ha aumentado en los últimos años y nos seguimos alejando de cualquier escenario optimista. 

Una de las dificultades a las que se enfrenta la sociedad a la hora de afrontar este problema es la aparente falta de alternativas al modelo de desarrollo actual basado en el consumo desenfrenado de recursos y el crecimiento sin límite. Es urgente y necesario empezar a abrir puertas a una transición que evite los peores efectos de la crisis ambiental global  y que evite que el conjunto de la sociedad, tanto en los países europeos como en un enfoque norte/sur, salga malparada frente a quienes insisten en la huida hacia adelante como única forma de afrontar la crisis generando violencia y guerras por los recursos que quedan.

En este contexto, nosotras también afrontamos nuestra propia transición con el objetivo de convertirnos en un actor de referencia en la ecología política para hacer frente a la crisis climática y avanzar hacia un modelo de sociedad baja en carbono, que cuide la biodiversidad y frene los desequilibrios biofísicos planetarios críticos.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *